23 de julio de 2014

Kamloops, BC y una familia de película

Tras varias entradas de reflexión y llantos, me siento delante de la pantalla a contar algo de interés para el mundo y probablemente para el disfrute de futuros becarios. Ha llegado la hora de hablar sobre datos de mi viaje. Dejo atrás las metáforas y los textos profundos y me dispongo a hablar, tal como dice el título, de mi ciudad, mi estado y mi maravillosa familia adoptiva.

1. Kamloops y BC

El mismo día que me dijeron que había conseguido la beca, justo antes de irme a cenar con la familia para celebrarlo, llegó el primer correo con información relevante sobre mi estancia en Canadá. Ponía, entre otras miles de cosas, que mi curso escolar se llevaría a cabo en el distrito escolar de Kamloops-Thomson, el distrito 73, exactamente en la primera de las dos ciudades que engloba. Ponía también que ese lugar estaba en British Columbia, lo cual llevó a la locura en mi casa. Por si no lo he dicho ya, mis padres siempre se han opuesto a que me vaya, así que podéis imaginar el caos que se armó al saber que me iba lo más lejos posible. Todo mejoró un poco tras el primer día de búsqueda informativa en internet, al descubrir mi madre que Kamloops es, además de capital canadiense del deporte, una ciudad maravillosa para vivir, estudiar y disfrutar ( entre otro porque puede presumir de ser una de las ciudades más cálidas de Canadá - mamá, respira tranquila, no se suelen sobre pasar los -20 grados... ).

Kamloops

Situada en un valle, Kamloops es, además de ciudad universitaria, una ciudad que puede ser la envidia de muchas otras, al disfrutar de cuatro estaciones claramente diferenciadas. Según voy leyendo, puedo considerarme afortunada de haber caído en este territorio canadiense con algo más de 100.000 habitantes. Prometo ir contandoos cosas sobre ella.


2. Viviendo con una familia de cine

^^
Sí señor, me puedo considerar una futura Adams... Por suerte o por desgracia, el apellido de mi hostfamily tan solo tiene una "d"...
Dejando atrás las bromas, no puedo estar más feliz con la familia que me han asignado. He compartido ya un par de correos con la Madre, Kathy, y también la hermana mayor, que no vivirá con nosotros, me ha mandado una petición a fb.
Como pretendía contaros desde el principio, viviré a ocho kilómetros del centro de la ciudad ( a cinco minutos de mi adorada bci Ainhoa ), y me alojaré en la casa de Kathy y Jim, donde vive el hijo menor de ambos, de dieciocho. Espero de corazón poder formar parte de su familia, no pelearme con el perro y el gato, y poder convivir sin problema con todos los miembros de la misma. No puedo esperar a conocerlos en persona. De hecho, ya he comprado los regalos... Ojalá llegue a ser parte de la familia. Nada me haría más feliz. 

Espero que sea un grandísimo año. Todo pinta a que todo va a ser mejor que en mis sueños...
1 mes y dos días quedan para que se haga realidad. Que poco queda, y qué lejos está.


Lydia Pinilla


No hay comentarios:

Publicar un comentario