17 de junio de 2014

Hablemos de perfección


Hablemos de aquello que suele recibir el nombre de “Perfección”. ¿Puede haber cosa más horrible que encasillar algo tan grande en una sola palabra? ¿No es triste llamar Sol al culpable de que estemos vivos, solo Sol, tres letras una detrás de otra? ¿No es mejor decir que “Perfección” es un abrazo que llega en el momento adecuado en brazos de la persona correcta? ¿No es perfecto llorar porque se acaba el libro que estás leyendo, en el que has dejadoparte de ti? Una canción que se convierte en la banda sonora de un recuerdo que jamás olvidarás. Una tarde de cine y palomitas. La fiesta de pijamas en la que el helado de turrón es la única cena. Resolver un problema en el que llevas trabajando varias horas. Ver la sonrisa de tu abuela cuando se reúnen todos los nietos. La enhorabuena del que dijo que nunca lo conseguirías mientras tú saludas desde la cima. La melodía de las gotas de lluvia sonando en el cristal en una noche de tormenta. Tu nombre en la sonrisa del chico que te gusta. La picardía en los ojos de tu mejor amigo. Un secreto contado a altas horas de la mañana. Un debate. La inmensidad de un cielo estrellado, que hace que te sientas insignificante…

Hablemos de aquello que suele recibir el nombre de perfección, hablemos pues de aquello que te hace feliz.


5 comentarios:

  1. Hablemos de que esta entrada es pura perfección.
    Sublime, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pues puesto que esta entrada me ha sacado una sonrisa y me ha hecho feliz, se podría decir que es perfecta. Me ha encantado, Lydia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chicos, vosotros si que sois Perfección. Y podríamos ponerlo en mayúsculas.
      ¡Besitos!

      Eliminar
  3. Me acabas de dejar muy muerta. Lo de que amo cómo escribes se sobreentiende, y lo de que eres enorme, no hace falta ni mencionarlo. Eres puta. :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma, tú sí que eres genial.

      Puta tú, puta yo. Así es la vida ;)

      Eliminar